Estos días que le estamos dando vueltas a la diferencia entre lo rural y lo urbano, curiosamente hoy he leído sobre una publicación ya antigua, de 2013, de la Universidad de Extremadura, titulada “Turistas “paisanos”, retornados y mayores“. Tres categorías a tener en cuenta en el futuro de las comunidades rurales. Me ha llamado la atención cómo consideran importantes estos tres grupos de personas a tener en cuenta por su influencia en el desarrollo rural.

 

Poblador rural temporal: Los turistas paisanos

 

Los turistas paisanos son los que vuelven al pueblo por ejemplo en verano, está claro que por lo menos en los pueblos del interior, julio y agosto son meses en los que se cuelga el cartel de “completo”, especialmente los días que rodean a las fiestas del municipio. ¡Si en mi pueblo, para poder abastecernos a todos, hasta echan bando en los veranos de mayor sequía para que no se laven los coches o se rieguen las huertas con el agua de consumo humano! Sí, en mi pueblo, como en muchos otros de pequeño tamaño, para comunicarse el ayuntamiento se echa bando, así que hay que tener el oído bien abierto. Y hasta hace unos años el supermercado también utilizaba el mismo sistema para anunciar la llegada de los productos frescos, ¡con cuánto cariño recuerdo estas cosas!

 

Poblador rural recuperado: Los retornados

 

Los retornados son personas que vuelven a vivir al pueblo bien porque están ligados por lazos familiares, y/o porque poseen en ellas viviendas que pueden rehabilitar y residir en ellas. Según mi percepción, este concepto lo enfoco más hacia las personas jubiladas, que llevan toda su vida yendo al pueblo en vacaciones y fines de semana, y una vez alcanzan la jubilación se retiran a disfrutar de la vida de su pueblo de origen.

 

El genuino poblador rural: Los mayores

 

Los mayores, los consideran en la publicación que mencionaba como parte fundamental del sostenimiento de las tareas más relacionadas con la agricultura y las labores artesanas. Son los que más apego tienen a la tradición, como en el cuidado familiar de niños y personas dependientes.

 

El nuevo poblador rural: los neorrurales

 

Si bien, es verdad que los anteriores grupos de personas continúan siendo importantes, hoy en día para la sostenibilidad de los pueblos y la lucha contra la famosa despoblación (en otro post hablaremos de este fenómeno), en las últimas décadas ha surgido un nuevo concepto, el de los neorrurales o los nuevos pobladores. Desde los años 90 se lleva hablando de los neorrurales en España, personas que cambian su lugar de residencia en la ciudad para iniciar una nueva vida en una zona rural. Sin embargo, el concepto de neorruralismo es originario de Europa Occidental y Estados Unidos con una fuerte influencia de las protestas del Mayo francés del 68 y del crecimiento de corrientes contraculturales.

 

Motivaciones y sinergias necesarias

 

La motivación que lleva a la “vuelta al pueblo” es variada, aunque suele estar influenciada por la búsqueda de una mejor calidad de vida, más ligada a la naturaleza y a entornos sostenibles, con una mayor belleza paisajística y menor contaminación y con una mayor cercanía a la producción local. Por otro lado, la crisis económica de los últimos años también motivó el retorno al medio rural, ligado a una vida más barata en este entorno. El grupo de retornados comentado anteriormente se incluye dentro del concepto de neorrural. Pero de forma general, el neorrural típico está asociado a personas o familias de edad media, con hijos de corta edad o sin ellos, que se saturan de su vida en la ciudad y deciden dar un cambio, estén o no ligados al municipio al que se trasladan. Su ligazón al empleo es variada, muchos siguen manteniendo su empleo en la ciudad y se desplazan diariamente a su lugar de trabajo, otros deciden emprender un negocio en el medio rural y, en los últimos años, está apareciendo el nuevo poblador que teletrabaja (más adelante dedicaremos otro post a las opciones laborales del medio rural). La influencia de estos neorrurales en el entorno es clara: hijos pequeños que permiten el mantenimiento de escuelas así como la oferta de servicios básicos, nuevos negocios que mejoran la economía local, nuevas relaciones personales que enriquecen la vida de las personas locales, etc., en resumen, contribuyen a la fijación de la población. Por eso queremos animarte a que tú también des el paso si estás pensando en salir de tu zona de confort. Únete a la comunidad de neorrurales y contacta con nosotras. En el post El cambio de vida de la ciudad al campo según sus protagonistas podrás además conocer historias de otros neorrurales que se decidieron a dar el paso antes que tú. Lee cómo esta decisión ha mejorado su vida y los consejos que te dan.