La decisión de realizar un cambio de vida la hace un urbanita por un cúmulo de circunstancias que varía según las personas. Demasiado estrés, padecer largos atascos, falta de vida saludable y de tiempo, elevado precio de la vivienda, añoranza de volver a las raíces familiares…La decisión de cada persona puede venir de distintas razones, pero el fin siempre es el mismo: alcanzar la calidad de vida deseada. Hablaremos de los motivos para realizar un cambio de vida más adelante, pero ahora el objetivo es otro. Como ya sabes, estamos de lanzamiento. Y queríamos empezar con los mejores ánimos de parte de los mejores consejeros.

 

¿QUIERES SABER A LO QUE TE ENFRENTAS Y LO QUE GANAS SI APUESTAS POR LA VIDA DE PUEBLO? ELLOS TE LO CUENTAN

Queríamos empezar con un aire de optimismo y buenas perspectivas, pero sin dar la imagen de la vida perfecta sin problemas que puede suponer la vida rural (tampoco vamos a decir que todo son ganancias y que no hay ninguna pega, hay que ser realistas…) Por eso, lo que hemos querido es empezar con las personas que ya dieron ese paso antes que tú, los verdades nerourales, para que ellos te cuenten los beneficios y problemas que se encontraron en su cambio de vida. Como primer paso te diremos que en cuanto nos hemos puesto en contacto con los nuevos inquilinos de los pueblos que escaparon de la ciudad, en seguida se han ofrecido a ayudar, así que sin más les dejamos que os cuenten.

 

JAVI SARDINERO- ARTESANO EN LA ACEÑA DE LA BORREGA (CÁCERES)

¿Qué beneficios te aporta en tu día a día vivir en un pueblo?

Sobre todo la relación humana, directa, social con la gente, esa relación que en la ciudad no hay. Nosotros vivimos en el campo, que es diferente a un pueblo y a la ciudad. Viviendo en el campo la relación es necesaria. Esta mañana me he ido con mi vecino José a llevar una ovejas y cerrar unos portillos. Cuando hemos ido hemos visto un montón de buitres que se estaban comiendo un toro que se había muerto, y hemos ido allí a verlo y hemos llamado al dueño del toro para que sepa que se ha muerto y llamar al camión. Luego le he acercado yo a su casa, y de paso me he traído unos comederos para ovejas y le he ahorrado el camino. Y en el camino me ha dicho que otro vecino me daba leña porque yo necesitaba leña para el año que viene y él necesitaba que sacara esa leña de su finca. Así que lo que quiero decir con todo esto es que en el campo la relación en necesaria y continua. Eso para mí es lo más beneficioso. Eso es la relación humana que en la ciudad no existe. Bajas, saludas a los de tu edificio en el portal y te alejas 20 metros del portal y ya nos les saludas.

¿Qué no repetirías si volvieses al momento de trasladarte a vivir al pueblo?

Yo lo repetiría todo. Porque de todas las cosas que haces aprendes, y si no “la cagas” no lo has aprendido. Antes o después tendrás que meter la pata para aprender, así que no cambiaría nada. Desde que llegué y me instalé, hice la casa poco a poco, y todos los fallos que he tenido en la casa, en los árboles, en la huerta, todo eso me ha servido siempre. Para no caer en los mismos errores yo recomendaría que se fije bien las prioridades. Porque yo según vine me puse a plantar árboles y hacer la huerta, que es lo que quería hacer. ¿Qué pasa? Que puse los árboles dónde no eran, y la huerta me quitaba mucho tiempo y lo que tenía que hacer realmente era terminar la casa para mis hijos y el baño, y el taller. Ver las prioridades y tener paciencia porque luego todo llega. Luego llega lo que quiere todo el mundo en la ciudad. Los animales, la huerta… Entonces es ser un poco práctico en los movimientos y paciencia.

¿Qué recomendarías a los que están pensando en un cambio de vida como el que tú diste?

Pues que no tengan miedo. Porque el miedo es justo lo que te impide hacer las cosas que quieres hacer en la vida. El miedo lo genera el pensamiento, el pensamiento está siempre ahí, lo sustentas tú, pero lo sustentas porque tú quieres. Si te das cuenta de eso, nadie se muere por irse al campo. O sea que es el miedo que te ha metido tu familia, tu entorno, el miedo a lo desconocido, tus propios miedos… Nada, eso es una mochila que se la puedes dejar allí en la ciudad, y venirte porque todo es positivo, todo siempre enriquece, siempre ganas… Y bueno, a las malas siempre te puedes volver a la ciudad. Pero que no tengan miedo, que el miedo no les venza, y que tienen en sus manos volver a la naturaleza que es el sitio donde tendría que estar el hombre y no en esta cosa paralela de sociedad que hemos inventado, que funciona, pero que cada vez se aparta más de los ritmos naturales y que al final, que a todos nos gusta. Tu vas a la naturaleza y es que en Madrid la gente llega el fin de semana y salen todos disparados a la naturaleza. Así que recomendaría que lo hagan, que den el paso, y que siempre puedes volver atrás. Que no pasa nada.

Visita su blog: https://javisardineroblog.wordpress.com/

NACHO ROBREDO – QUESERO VALSALADA (HUESCA)

¿Qué beneficios te aporta en tu día a día vivir en un pueblo?

Pues todo, para empezar cuando vivíamos en la ciudad una cosa que veíamos, que a parte del tiempo que estás trabajando, necesitábamos hora y media para desplazarnos hasta el trabajo y otra hora y media para volver, con lo cual teníamos mucho tiempo que estabas liado pero realmente no estabas trabajando. Y entonces esto ahora nos cunde mucho más el tiempo, tenemos muchas más relación con nuestras hijas. Aunque estamos empezando el negocio (una quesería) que absorbe muchísimo tiempo, pero por lo menos estamos en casa, tenemos la quesería montada debajo en nuestra propia casa. Y entonces siempre estamos con ellas. Yo creo que ese es el beneficio más claro.

¿Qué no repetirías si volvieses al momento de trasladarte a vivir al pueblo?

Yo aquí el principal errar que hemos tenido ha sido subestimar las reformas que había que hacer. Teníamos hecho un plan bastante detallado de todo lo que se había presupuestado más o menos, todo lo que teníamos que hacer, pero se ha quedado cortísimo. Hemos subestimado lo que había que hacer, hemos sobreestimado nuestra capacidad. Ha llegado un momento que estábamos totalmente desbordados. Lo de subestimar los gastos hay que tenerlo en cuenta y eso nos pasa a todos. Yo soy ingeniero, se presupuestar, y soy muy conservador a la hora de calcularlo.

¿Qué recomendarías a los que están pensando en un cambio de vida como el que tú diste?

Una cosa que recomendaría que a mí me ha ayudado mucho es el intentar seguir trabajando durante todo el tiempo que sea posible para poder financiar el comienzo del proyecto. Yo tuve la oportunidad de hacerlo. Estaba trabajando en una empresa, dije que me iba, y me dijeron en la empresa, trabaja a distancia, hazlo como quieras, pero sigue trabajando con nosotros. Y entonces, eso ha sido durante tres años y pico he estado viviendo en esta experiencia y trabajando para una empresa. Pero tenía todos los meses al final de mes el sueldo que me ha permitido ir financiando todo. Desde hace dos años lo he dejado y ahora me dedico a la quesería.

Visita su facebook: @quesodestrabilla

 

SANTIAGO SOLÉ – LA ESTERA (CAMARMA DE ESTERUELAS, MADRID)

¿Qué beneficios te aporta en tu día a día vivir en un pueblo?

Los beneficios son claramente vivir en conexión con la naturaleza y los ritmos que ella nos marca, las estaciones, la climatología, la luz, el aire limpio… la vida. También la cercanía, de todo de los espacios y recursos en los que te manejas, poder acceder andando al colegio, la guardería, ayuntamiento, farmacia, centro de salud a menos de 5 minutos a pie te devuelve a la comunidad.

¿Qué no repetirías si volvieses al momento de trasladarte a vivir al pueblo?

No soy muy de volver la vista atrás, de hecho a lo hecho pecho y asumes las situaciones según se van originando. Lo único que valoro antes de tomar la decisión es seleccionar el pueblo en si, estudiar la situación social y cultural del pueblo y la perspectiva de progreso del pueblo, sobretodo si vas a tener niños/as ya que tu visión sobre determinados aspectos pueden variar.

¿Qué recomendarías a los que están pensando en un cambio de vida como el que tú diste?

Que se armasen de energía, un cambio conlleva muchas decisiones que generan cierto estrés y desgaste, lo que se llama salir de tu zona de confort. Hay gente que le gusta la vida rural para solo una semana pero luego se cansan. Es mejor analizar nuestras necesidades y bioritmos sociales y personales ya que de la urbe a lo rural podemos encontrarnos muy fuera de lugar. Y también entender en esta situación que tu vida y la de los tuyos se acercará a otras…

Visita su web: laestera.blogspot.com

 

TERESA – QUESO A QUESO (VALLADOLID)

¿Qué beneficios te aporta en tu día a día vivir en un pueblo?

La respuesta más concisa sería: ¿cuáles no? No hay día que pase que no nos beneficiemos de algo que nos brinda el pueblo y sus ritmos y gentes. Además de lo evidente, es decir, la cercanía en las relaciones con los y las vecinas, la ausencia de tráfico y por ello el silencio y el buen olor, las vistas (no hay edificios que recorten el horizonte, y el cielo se ve precioso), etc., hay una cosa que nos sorprende: los trámites y requerimientos con la administración más cercana, el ayuntamiento, no son fijos y estancos, y eso facilita muchísimo el proceso de construcción de nuestra quesería. En una zona rural también es más fácil incidir y participar directa y activamente de la vida comunitaria y política.

¿Qué no repetirías si volvieses al momento de trasladarte a vivir al pueblo?

Lo hemos pensado un buen rato y no nos lamentamos de ninguna decisión a este respecto.

¿Qué recomendarías a los que están pensando en un cambio de vida como el que tú diste?

Les diríamos que se animasen a dar el paso. Creemos que es una proeza aún mayor que venirse al pueblo el quedarse en la ciudad y aguantar los ritmos y estilo de vida que ella impone. Pero lo que si es cierto, es que venirse a una zona rural implica realizar cambios sobretodo en como concebimos el trabajo, en un pueblo tienes que tener iniciativa, hay muchísimas oportunidades de negocio pero tienes que tener la visión y la cabeza para llevarlas a cabo, y en la importancia de hacer red, creemos que es importante olvidar el individualismo de la ciudad, preocuparte por tus vecinos y sus problemas y hacer vida por, para y con el pueblo.

 

LUCÍA – LA NOGUERA DE MEDINACELI (MEDINACELI, SORIA)

¿Qué beneficios te aporta en tu día a día vivir en un pueblo?

Destaco  la tranquilidad, el estar en contacto con la naturaleza, con el aire limpio, respirar, el tener una cercanía con todo lo que me rodea. Desde lo que son los alimentos que consumo y que produzco a lo que son las relaciones con la gente, la socialidad más cercana. Todo está cerca, tanto las distancias dentro del pueblo como las personas están “condenadas” a estar más cerca, el contacto con los medios de producción y con tu trabajo que es más físico y manual, tienes que poner más de tí, de tu persona, no sólo de tu intelecto que es lo que estaba acostumbrada a hacer.

¿Qué no repetirías si volvieses al momento de trasladarte a vivir al pueblo?

Creo que no le daría tanto peso. En el momento en el que lo hice me lo tomé como una decisión muy vital y trascendental y a día de hoy creo que no hay nada tan irreversible.Lo hice de una manera muy simbólica, me preparé mucho, me representaba un cambio muy grande y brusco. Y a día de hoy le quito peso porque mi vida no está ni tan aislada ni tan desconectada, no le daría tanta importancia en mi caso concreto. A veces se llega con un poco de arrogancia desde la ciudad. He intentado quitarme prejuicios, pero a veces llegas al pueblo no todo lo humilde que deberías de ser. Tienes tu mochila cargada de conocimientos que has aprendido en la ciudad, tus formas de hacer, tus ritmos, tu velocidad y te chocas con la realidad. Llegaría con calma y tratando de disfrutar más que intentar conseguir resultados inmediatos.

¿Qué recomendarías a los que están pensando en un cambio de vida como el que tú diste?

Le recomendaría que lo hiciera, porque no es algo definitivo. La decisión de irte a vivir a otro sitio no tiene por qué se algo tan drástico, es algo que te va a aportar en un momento dado y mientras eso te aporte pues bienvenido sea, mientras sea un aprendizaje adelante. Le recomendaría que lo hicieran sin dudarlo porque se vive muy bien, más barato, se come y se respira mejor, etc.

Visita su web: http://www.lanoguerademedinaceli.com/

 

ANA – QUESERÍA ARTESANAL ZUCCA (VALLADOLID)

¿Qué beneficios te aporta en tu día a día vivir en un pueblo?

Sobre todo tranquilidad. El ritmo es tan diferente que hace que nosotros también ralenticemos y demos importancia a los Ratos de desconexión. También creemos que las relaciones sociales son diferentes que en las ciudades. En un pueblo hay una sensación de estar arropados, de que todo el mundo se ayuda si puede y eso es algo muy reconfortante. Además, nos encanta tener cerca bosques, respirar aire limpio y tener cerca el mundo rural.

¿Qué no repetirías si volvieses al momento de trasladarte a vivir al pueblo?

Llevo un rato pensando y no se me ocurre. La verdad es que creo que lo que es negativo para nosotros es la excesiva dependencia de la ciudad, que irá aumentando además a medida que nuestros hijos crezcan. Hay que intentar cortar esa dependencia lo máximo posible, pero creo que es complicado: muchos servicios y comercios, sanidad, etc, se encuentran cerca de la ciudad.

¿Qué recomendarías a los que están pensando en un cambio de vida como el que tú diste?

Sobre todo flexibilidad y buen humor. Si no se ha vivido antes en un pueblo, el ritmo y las prioridades son distintas que en la ciudad. En los pueblos hay lo que hay y a veces ya es mucho. Me refiero a servicios, cultura, etc.

Visita su web: http://www.queseriazucca.com/

 

¡Hasta aquí las experiencias de los que eligieron antes que tú irse a vivir al pueblo! ¿Qué te ha parecido? ¿Te imaginabas que esta experiencia pudiese ser tan satisfactoria y aportarte tantas cosas en tu día a día? ¿Que más te gustaría preguntarles? Cuéntamelo en los comentarios ¡Compartir es vivir!